martes, 22 de mayo de 2012

SEMANA MOVIDA LA QUE PASÓ

Por: Marcela García Guerrero
Directora


No fue solo por el cambio de ministros, que ya es preocupante, más aún cuando existen ciertas dudas en la elección de los dos caballeros, tanto por el pasado nada gratificante que cargan a su espalda, y que parece no interesarle al Presidente, como porque las carteras que ocupan son de gran responsabilidad, y se requiere conocimiento técnico, decisión, equipamiento de última tecnología entre otras muchas cosas más. Consideramos pues que estos días van a ser decisivos en el terreno político, esperemos que las dudas se aclaren, es fundamental la transparencia para una mejor gobernabilidad.
Otra gran sorpresa de la semana ha sido la abrupta suspensión en sus funciones sacerdotales del respetado, comprometido con el más desvalido y querido padre Gastón Garatea. La alta jerarquía de la Iglesia, ha tomado la decisión de suspenderlo en sus funciones sacerdotales en el ámbito de la diócesis de Lima. ¿Cuál ha sido la “desobediencia”, o, las acciones que ha cometido el padre Garatea para recibir tamaña sanción. Según se ha sabido por los diferentes medios y por los comentarios que circulan, ”(. . . ) sus opiniones públicas sobre el celibato y la unión civil entre homosexuales”,( Revista la República- 20 De mayo 2012.
El padre Garatea, defiende el derecho a que dos personas del mismo sexo puedan legalmente defender su patrimonio, el no está diciendo que aplaude el matrimonio gay. Respecto al celibato, tal parece que manifestó hace algún tiempo a la revista Caretas “.. . el celibato está bien para los que viven en congregaciones, como yo, pero no para los del clero secular que viven en sus casas”-
No somos quien para inmiscuirnos en los dogmas, normas y más de la iglesia católica, pero así como a través de sus ministros se permite opinar de diferentes temas, nosotros también tenemos el derecho de dar nuestra opinión al respecto. Consideramos que el sector más conservador de la iglesia en una actitud por demás intolerante, como suelen ser las actitudes del arzobispo de Lima, cada vez que alguien no está de acuerdo con sus puntos de vista, está castigando a los sacerdotes que para nosotros trabajan en beneficio de los más desposeídos, trabajan en beneficio de los derechos humanos, trabajan por llevar el evangelio de Cristo a los más humildes, defender sus derechos y tratar y de vivir de acuerdo al mismo.
No en vano las manifestaciones en defensa del padre Garatea han sido multitudinarias en ellas no solo ha participado el pueblo creyente, también se han hecho presente representantes de diferentes congregaciones. Esta actitud, nos parece que debe llevar a la reflexión a Monseñor Cipriani, el evangelio de Cristo es de amor, solidaridad, comprensión, humildad y sobretodo estar siempre con los más necesitados.
Nuestra solidaridad con el Padre Garatea y con todos aquellos sacerdotes que han demostrado su compromiso con los más humildes y que siguen luchando por un mundo de paz y solidaridad.

0 comentarios: