miércoles, 6 de junio de 2012

DESCONTENTO POPULAR


Por : Marcela García Guerrero
DIRECTORA


No hay nada peor que sentirse engañado, estafado, esta sensación se incrementa cuando durante años,  ha ocurrido lo mismo. El pueblo del Perú, está cansado de confiar, el pueblo está cansado de que una vez más, se dejo llevar por promesas del candidato que hasta ese momento era uno  de ellos, un hijo del pueblo, creyeron en el, y lo eligieron, pero no  solo fueron los hijos del pueblo, también lo hicimos, todos aquellos que, elegimos contra la corrupción y la indignidad que significaba la opción de la candidata de oposición.
A un año de ser elegido, Humala no da muestras del “gran cambio”, Humala calla, calla agresivamente, calla a pesar de que los conflictos sociales y las víctimas producto de las mismas se incrementan. Da la sensación de que estamos frente a otra persona, frente a alguien totalmente consternado por la gran responsabilidad que quizás nunca se imaginó que tendría que enfrentar. ¿no se preparó años para ser presidente?, ¿se le ocurrió de la noche a la mañana cuando se dio cuenta que la gente pedía un gobierno totalmente distinto al que había venido liderando este país?. Siempre será una incógnita para mi.
Ya no queda tiempo para darle el beneficio de la duda, ya se agotó la experiencia inicial, y porque no decirlo, a los  seis meses de asumir el poder,  inició su debacle, en este momento, no creen en el ni su madre. Y no se puede decir que su actitud es estratégica, frente a una familia radicalizada, frente a un hermano condenado por dar muerte a policías además de ser sumamente agresivo, y otro, hermano todo lo contrario, liado con las grandes empresas, ¿lobista?, quizás, no lo se.
Señor Presidente cuando se gobierna, se tiene que tener posiciones claras, un buen equipo de técnicos,  políticos y un programa de lo que se quiere hacer. El Perú no se puede dar el lujo de seguir en manos de inexpertos, o, demasiado “expertos”. Los programas sociales deben ser bien pensados e implementados. Es absurdo pretender por ejemplo becar a jóvenes de extrema pobreza y en convenio con embajadas extranjeras, enviarlos a estudiar universidades de otros países. Un joven de extrema pobreza con las justas tiene primaria, con las justas habla el español, y por último ¿ se les ha consultado si quieren salir a estudiar fuera?, además a una  universidad,  no a un colegio. ¿Porqué esas becas no son para los jóvenes de universidades nacionales o de colegios nacionales, que se encuentran en situación diferente a los de extrema pobreza? Las necesidades de estos últimos son otras. Piensen señores del gobierno, este tipo de programas son los  que hacen que se pierdan recursos, energías y oportunidades.
Señor Presidente escuche a su pueblo, no envíe al ejército, no reprima, no más estados de emergencia y toques de queda dialogue. Escuche, no solo es necesario, es una obligación que usted tiene frente a los que lo eligieron. Escuche al Perú profundo, a ese Perú, olvidado por los diferentes gobiernos, y que a pesar de eso  ahora saben quienes son, que necesitan y cuales son sus derechos. No son extremistas, no son comunistas, son simplemente peruanos que defienden lo suyo, tampoco son fácilmente manipulables, como a muchos les es cómodo decirlo.
Hay algo muy importante además en esta población, no le temen a la muerte, por lo que tampoco le temen a los enfrentamientos. Si algo queda del Humala que ellos eligieron, sepa honrar sus ofrecimientos.

0 comentarios: