domingo, 3 de febrero de 2013

EDUCACION PERUANA EN LA ERA DIGITAL

Por: Carlos Moisés Varas Príncipe


El Adolescente, luego de discutir con su prima, airadamente reclama a su joven abuela: ¡Mamá, Mary no quiere me quiere dar su memoria! ¡Qué cosa muchacho de cuernos! ¡Cómo te va a dar su memoria! ¿eres criminal?

En otro escenario, el joven técnico dice a su madre: “Mamá, tengo que hacer algo para manejar la maquinaria pesada” ¡El jefe me lo ha pedido otra vez! .¡Pero que burro que eres! ¡Tu tío estuvo una semana en la casa! ¿Por qué no le pediste que te enseñe a manejar?

Dibujando en su rostro una sonrisa, el joven responde: “No mamá. Ahora eso se programa en la computadora. Mi tío es tractorista”.

Estas anécdotas reales, aunque reelaboradas para este escrito, ponen en evidencia el disloque entre el imaginario de los adultos y las nuevas generaciones como consecuencia de la era tecnológica en que vivimos, específicamente, la inundación de aparatos digitales con los cuales las nuevas generaciones van construyendo significados e imágenes que constituyen sus nuevas formas de conocer y entender la realidad.

1.- Función Docente en el Contexto Digital

¿Cómo afectan estos cambios al ejercicio del docente en las instituciones educativas?

Los casos anecdóticos mencionados anteriormente, muestran el hecho real de que los maestros (por lo menos el 70 %) actuales han sido formados para actuar funcionalmente en una escuela y con una generación de alumnos, cuyas características y perfiles culminaron en los años 80, pero no para una realidad que empezó a cambiar radicalmente en los años 90. A partir de 1995, se acentúa la presencia de aparatos digitales que fácilmente llegan a las manos de niños y adolescentes que crecen y se desarrollan en contacto permanente con ellos y que constituyen su fuente principal de información, valores, conceptos y modos de ver la vida. La pizarra y el libro van perdiendo importancia e interés como fundamentos de producción del nuevo saber. En consecuencia, el docente pierde valor ante la expectativa de los alumnos. Esto explica en parte la progresiva disminución en el promedio de rendimiento escolar en las aulas peruanas (principalmente las ubicadas en zonas urbanas y urbano marginales inundadas por la nueva tecnología) y el aumento de comportamientos inadecuados de los alumnos dentro del aula.

Pero lo mas grave parece ser el desencuentro entre los saberes y conceptos que el docente tiene en mente al momento de enseñar y las imágenes que los alumnos tienen sobre esas cosas que esta diciendo el profesor en la clase. ¿Se condicen las ideas que el profesor intenta transmitir a sus alumnos, con los mundos que ellos construyen en el video juego, en el chat y la información que guardan y juegan en sus modernos celulares?

¿El lenguaje que utiliza el profesor en la sustentación de su clase, refleja los mismos significados e imágenes que los alumnos han construido a través de los aparatos tecnológicos? En teoría debemos reconocer que los cambios operados en la realidad producen, en consecuencia, nuevos significados, imágenes y nuevos lenguajes.

2.- Nuevas Capacitaciones con Viejos Temas

Lastimosamente la escuela peruana, en estos últimos 20 años no ha cambiado en función a los cambios de la realidad. Tenemos todavía a la vieja escuela de 1900.

Si revisamos los contenidos de los exámenes de ingreso a la docencia, tanto para contrato y nombramiento, identificamos que el peso mayor esta en temas básicos de teorías del aprendizaje y dominio de conceptos curriculares, un 10% de actualidad, económica, política, cultural y dentro de ese 10%, un mínimo de conocimiento tecnológico.

Si esta temática es obligada desde el Ministerio de Educación, es lógico ver que en las universidades, institutos pedagógicos y demás instituciones que se dedican a capacitación y actualización docente, estos viejos temas se repitan. En consecuencia las posibilidades de actualización real y objetiva de los maestros están anuladas. Por lo tanto su desempeño en clase va estar cuestionada por la permanente conflictividad con unos alumnos (los llamados nativos digitales), que no encuentran sentido en cada clase y que son atraídos constantemente por esa manía de estar manipulando sus celulares durante toda la clase.

Mientras surja una reforma, mejor dicho, una revolución educativa que transforme radicalmente el modelo educativo actual y sus instituciones (Ministerio e instituciones educativas), por lo menos para paliar en algo estas deficiencias, se podrían establecer foros de discusión y actualización docente (unas tres por año: en marzo, julio y diciembre), en cuya base de debate sea la educación en la era digital, sus implicancias educativas y alternativas didácticas, preparando mejores las condiciones profesionales de los docentes.

0 comentarios: