sábado, 16 de febrero de 2013

NUESTRA PLAZA DE ARMAS


Por: Marcela García

Con qué entusiasmo se habla del crecimiento y desarrollo de Trujillo, y, es cierto; sin embargo parece que este desarrollo no está siendo bien entendido por muchas autoridades y por mucha gente. Se habla igualmente de devolverle a la ciudad el sitial de capital de la cultura, pero en la práctica, tenemos que reconocer que, "nuestra serenísima y bellísima ciudad" está atravesando por un doloroso proceso de achichamiento,(me imagino que así se dice), algunos utilizan la palabrita inglesa “Kitsch”(esto les encanta), en buen castellano podemos decir que estamos en una etapa de tránsito entre un tradicional estilo que va desde lo Colonial, hasta lo Republicano, con cierta armonía hasta hace algunos años, con algunos cambios en la parte arquitectónica, pero más que en ella, los cambios están en el USO que se está dando a este hermoso espacio público admirado por propios y extraños y que es uno de nuestros mayores orgullos.
Este espacio, está siendo agredido con actividades importantes, pero para otros lugares,no para la plaza principal de una gran ciudad como es Trujillo. Pongamos algunos ejemplos: La elección de la Señorita La Libertad, un respetable concurso, apto para ser desarrollado en un club, en los espacios que ahora proporcionan los grandes Centros Comerciales, o, en un teatro, no, en nuestra Plaza de Armas. Otro ejemplo,las clínicas ambulantes,loable labor del gobierno local, pero no apropiada para la atención en la principal plaza de la ciudad, a esto se une la espera de los cientos de pacientes para ser atendidos con todo derecho y, mientras esperan, con el calor de este verano, un helado, gaseosa, o refresco, no cae mal. La plaza se convierte en. . . dígalo usted.
Un último ejemplo, siendo esta autora, amante de la literatura,fanática de las diversas “Ferias de Libros”, y en estos momentos posiblemente arrequintada por muchos amigos que están entusiasmados por la Feria, porque, siento decirles que no está de acuerdo en que la misma se realice en la Plaza Mayor.
Imagínense por un momento,la locura de ver la calle Pizarro cuadra cuatro, delante de la puerta principal del Municipio, del Banco Central de Reserva, de la Caja Municipal, agencias de turismo entre otros, llena de stands, en los que se vende cultura, sí, pero en un lugar inapropiado, entre otras cosas por todo lo que acarrea: llámese, vendedores ambulantes, entre ellos: anticuchos, chanfainitas, las patas de pollo, sombrillas, sombreros y lo que se le pueda ocurrir, el público está allí, y el creativo emprendedor, sabe lo que necesita y en que momento dárselo, rapidito, sin boleta y por supuesto sin pagar impuestos.
Es importante reflexionar, dar nuestra opinión sobre los nuevos usos que se está dando al -quizás único- espacio público que tiene el Centro histórico, y eso que no he comentado, las diversas campañas de promoción religiosas o de otro tipo,las que además, provocan una gran contaminación sonora.
La ciudad creció es cierto, pero tiene que hacerlo de manera ordenada, en la que se respeten las normas de movilidad, así como las de convivencia.
Los espacios son de todos, pero no para hacer lo que a cada uno se nos ocurra, es cierto que aún hay una serie de servicios que estamos convencidos que en su momento la autoridad local los implantará, como son los servicios higiénicos públicos, este es un tema que lo hemos tratado muchas veces, y esperamos que este año podamos contar con los mismos. Todos tenemos derecho a circular por las calles, pero respetando las normas, y respetándonos mutuamente. Tanto peatones como motorizados, vendedores y los que ofrecen servicio.
Cada día se incrementa a nivel mundial la población en las ciudades, el fenómeno no solo es local, es mundial, pero debemos estar preparados. La vida en la ciudad no es lo mismo que en la zona rural, los espacios públicos de las grandes capitales, no son los mismos que los espacios públicos de los pueblos rurales, son dos realidades diferentes, en uno es el centro de toda la actividad llámese comercial, recreativa, informativa, es el centro de reunión. En las ciudades son espacios de paseo, esparcimiento, disfrutar del entorno, es, o debe ser uno de los pulmones de la urbe.
Estamos en un proceso de transición, espero que éstas reflexiones sean un aporte para en conjunto analizar, intercambiar ideas y sobre todo preservar nuestro patrimonio cultural y arquitectónico. Lo merecemos.

0 comentarios: