miércoles, 4 de septiembre de 2013

Conducir cansado es como hacerlo en estado de ebriedad

La mayor parte de la gente sabe del peligro de manejar intoxicado, pero muchos no saben que manejar cansado también perjudica en la habilidad de tomar las decisiones adecuadas, en el desempeño y tiempo para reaccionar, de la misma forma como lo hacen las drogas y el alcohol. Estudios muestran que el estar despierto por más de 20 horas trae como resultado un impedimento igual a que si se tuviera 0.08% de concentración de alcohol, el límite legal en algunos países para estar frente al volante, advierte la Fundación Nacional del Sueño (EEUU). 
Aun cuando las encuestas de la Fundación Nacional del Sueño muestran que los americanos constantemente reportan que han manejado cansados, el problema es mayor entre jóvenes, debido a su inexperiencia y a la tendencia de conducir por las noches. 
Ponga atención a las señales de cansancio 
La mayoría de las personas no son buenas para prever cuando están por dormirse. Sin embargo, hay señales claves de alerta que nos indican cuándo estamos demasiado cansados para manejar, que incluyen: 
- Problemas para enfocar, y no poder mantener los ojos abiertos o la cabeza alzada. 
- Bostezar o tallarse los ojos constantemente. 
- Soñar despierto y divagar. 
- Cambiar de carriles, acercarse mucho al carro de enfrente o perder señales o salidas. 
- Sentirse inquieto, irritable o agresivo. 
- Subir el volumen del radio o bajar las ventanas. 
Si está experimentando cualquiera de estas condiciones, es preferible que se detenga en un lugar seguro, que otra persona maneje por usted o tome una pequeña siesta.

0 comentarios: