viernes, 17 de enero de 2014

El futuro del negocio sin el líder

¿Eres un empresario que está próximo a jubilarse? De ser así, tienes que aprender a planear el futuro de tu negocio. Lo mejor es elaborar con anticipación el plan de sucesión. Sé bastante cuidadoso, sobre todo, si estas al mando de una empresa familiar. Las especialistas y autoras del libro ‘Cashing Out of Your Busines’, Kathleen Richardson-Mauro y Jane Johnson, ofrecen para Fortune tres consejos claves para preparar tu salida de la empresa.
Descifra cómo luce una vida feliz fuera de la empresa.
Quizá tu identidad y la de tu empresa se hayan vuelto una misma. Pero mirar hacia el futuro significa poner tu atención en otros intereses, ya sea pasar más tiempo con tu esposa e hijos o tomar tiempo para viajar. Dedicar un poco de tiempo a esto ahora te proporcionará dirección y te permitirá minimizar los arrepentimientos después. “Haz un balance de los activos que has acumulado fuera de la empresa, así como la cantidad de dinero que necesitarás extraer de la empresa para financiar el resto de su vida”, indicó la experta Jane Johnson. Luego haz un calendario para el retiro de ese dinero de la empresa, colócalo en una cuenta de jubilación.
Si se trata de una empresa familiar, sé muy cauteloso.
El 90% de las empresas que operan en el Perú son familiares. “Naturalmente, los propietarios a menudo quieren ‘mantenerlo todo en familia’, pero eso no siempre funciona”, advirtió Richardson-Mauro. Un error común: Tratar de ser “justo” distribuye la propiedad en partes iguales entre los hijos, aunque no todos hayan tomado un papel activo en el negocio. “Sé honesto acerca de lo que realmente es mejor para la empresa y sus empleados”, recomendó Johnson. Considera la posibilidad de preparar a un hombre de confianza para asumir el control cuando te retires. También es posible que el futuro de tu negocio dependa de alguien a quien todavía no has conocido.
Comienza a hacer un plan de sucesión ahora.
Muchos empresarios posponen las cosas hasta que reciben una oferta de compra no solicitada, o su mundo es sacudido por una enfermedad o lesión, antes de que empiecen a pensar en lo que viene. El problema es que la toma de decisiones bajo presión rara vez funciona tan bien como tomar su tiempo y pensar las cosas con anticipación y calma. (Gestión.pe)

0 comentarios: