martes, 11 de marzo de 2014

Las mujeres pueden organizar su casa como una empresa

Por: Kety Jáuregui 
Rompiendo los mitos y estereotipos que hay sobre las mujeres que trabajan en cargos de dirección, la encuesta realizada a ejecutivas de Latinoamérica el año pasado por la Universidad ESAN, entre otras instituciones1, cuestionan el estereotipo sobre la limitación que les imponen sus responsabilidades domésticas. 
Las entrevistadas de 17 países de América Latina, en promedio, trabajan 55 horas por semana y viajan cuatro días cada mes para atender exigencias de su cargo. Asimismo, las ejecutivas latinoamericanas están comprometidas con sus carreras y no renuncian a la maternidad. De modo que aquel mito según el cual ser madre es un impedimento para quienes desarrollen funciones de dirección en una organización, queda demolido. 
Pero eso no es todo. El 85% de las entrevistadas ya tuvo uno o más hijos y de éstas, 67% quería llegar a posiciones de poder. Y el 82% de las ejecutivas contribuye actualmente con el 50% o más del presupuesto familiar. Por otro lado, el 55% de las entrevistadas califica el balance entre su vida laboral y sus responsabilidades familiares como el principal desafío en su carrera. 
El camino de las ejecutivas latinoamericanas no está exento de limitantes y desafíos. Entre las dificultades encontradas, la mencionada con mayor frecuencia es la discriminación salarial para el 39%, así para el 94% su salario haya mejorado a raíz de sus ascensos. 
Así, la presidenta colombiana de una multinacional dijo al ser entrevistada: "Sí he sentido algo de discriminación porque a otros presidentes de la corporación, hombres, creo que sí les pagaban más. Sí pienso que hay o había algo de que las mujeres pueden ganar un poco menos". Una vez evaluados los resultados de la encuesta, tenemos algunas sugerencias para las organizaciones. 
Consideramos importante dar a las mujeres ejecutivas oportunidades con mayor frecuencia al ascenso y promoción, pues ellas están interesadas en ascender y ejercer el poder. Por otro lado, las organizaciones deberían ayudar a hombres y mujeres a comprender y aceptar las diferencias, y así poder cosechar las ventajas de la diversidad, pero también las dificultades que ello puede traer en el sentido de tener que aceptar y adaptarse a diferentes estilos y comportamientos que las mujeres traen consigo y que puede ser su principal contribución. También se les sugiere revisar y modificar las políticas de recursos humanos, sobre todo el tema de línea de carrera, planes de sucesión y salarios. Otro tema importante es desarrollar programas de entrenamiento en habilidades de liderazgo y gestión. A las organizaciones en general les recomendaría, para desarrollar una mejor política de género, implementar el empleo a tiempo parcial, que es sin duda un tema pendiente en el mercado laboral en el Perú. La utilización del contrato a tiempo parcial es una forma de inclusión social a personas que tienen más dificultades de acceder al mercado laboral que son las mujeres y jóvenes. A las mujeres profesionales les ayudaría a conciliar la vida laboral y familiar, y a la vez sería muy beneficioso para la economía y desarrollo social de nuestro país. Nuestra recomendación a las mujeres que apuntan hacia puestos directivos sería que planifiquen su carrera profesional. Los dejo con una reflexión final: las mujeres pueden organizar su casa como una empresa.

0 comentarios: