miércoles, 21 de mayo de 2014

Huérfanos de liderazgo moral

Por: Marcela García Guerrero
Directora
Nuestro país aún requiere de líderes, todavía no tenemos la mayoría de edad necesaria para prescindir de ellos, aún nos portamos y tenemos mentalidad de adolescentes, por tanto como ellos, necesitamos que nos den la pauta, que nos señalen el camino, que no nos dejen solos tomar decisiones, porque eso, en cuestión política aún no lo sabemos hacer. 
Lo comentábamos hace poco con amigos y es bueno compartir esta conversación con todos ustedes, hay por ejemplo un líder moral de primera, es cocinero y ojalá lo siga siendo, porque nuestra carencia es moral, es ética y principista. Otro puede ser Vargas llosa, quien a pesar de sus contradicciones, sí ejerce cierto poder, lo demostró hace pocos meses, cuando el Congreso en una actitud madura (cosa rara) diría yo, rechazó al gabinete del Premier Cornejo, el Premio Nobel “ habló “ y en la siguiente reunión Cornejo, pasó el examen, claro aquí estaba de por medio la gobernabilidad, no se podía estar por más tiempo sin gabinete, es decir el país paralizado, pero reconozcamos que el parlamento se portó dignamente. 
Volviendo al tema que nos ocupa en esta reflexión, “el liderazgo moral”, no tenemos figuras representativas del mismo. ¿Quién en estos momentos sale a decir a los “políticos” que se rasgan las vestiduras por ser candidatos, que lo que les falta es doctrina e ideología? 
No se puede estar deshojando margaritas diciendo, ¿con qué partido me voy; con éste o aquel, este o aquel?. Qué falta de seriedad, esos candidatos, necesitan un psicoanálisis, para descubrirse y descubrir cuál es su inclinación u opción partidaria. 
Y, cuidado esto se está convirtiendo en un hábito, una cosa son las alianzas de partidos consolidados y fuertes, otro el unirse al que más me conviene solo por ocupar el puesto que “quiero”. ¿Qué figura de prestigio moral está saliendo a demostrar que éstas personas serían pésimos gobernantes?. 
Debemos reconocer que nuestro país ha cambiado tanto y tan rápidamente, que en este nuevo Perú, las bandas organizadas cometen tropelías a diario, a vista y paciencia de todos, lo que se está volviendo una costumbre, y ¿quién le pone el cascabel al gato?. 
Las autoridades que se supone deben ser un referente ético y moral, actualmente son un referente de corrupción, vandalismo y delincuencia, los gobiernos regionales dijeron esta es la mía, y por los medios de comunicación vemos con horror que han constituido verdaderos carteles o bandas organizadas en las que se encuentran de todo, desde gente de prensa, autoridades hasta sicarios, por suerte en algunos casos se ha podido reaccionar y en estos momentos algunos ya están siendo no solo investigados, también detenidos, pero ¿y los otros?. 
Tenemos otro Perú, qué duda cabe, nuevas castas tienen el poder económico, el poder político, y dentro de poco el social, lo que aún en este nuevo Perú no se manifiestan son los líderes Morales y Éticos, el líder que con su ejemplo, principio y actitud, nos demuestre que esta es una simple etapa de la historia producto de tantas décadas de impunidad e informalidad, pero que confiemos nuestra gente perdió el miedo; nuestra gente, está esperando el momento para poder decir los peruanos sí podemos revertir esta situación, los peruanos no hemos perdido el norte, los peruanos no nos dejamos comprar fácilmente, sabemos que con esfuerzo y dignidad podemos reconstruir ésta triste etapa histórica en la que prima la inmoralidad, codicia y mediocridad.

0 comentarios: