miércoles, 7 de mayo de 2014

La pobreza más allá del lado monetario

Por: Pedro Francke 
¿Gana usted 300 soles mensuales y vive solo? Pues entonces no es pobre según la medida oficial del INEI. ¿Cuenta con 900 soles mensuales para mantener a su pareja e hijo? Tampoco es pobre según el INEI. A cualquiera le parece que 300 soles mensuales es insuficiente para vivir, lo que muestra que la medida de pobreza que se está usando es bastante parcial. 
La línea de pobreza que hoy asciende a 292 soles ya era bastante baja cuando se estableció 15 años atrás y en este lapso las necesidades de las familias han aumentado: hay que gastar más en transporte para ir al trabajo, en un celular para poder mantener el micronegocio, en salud porque una tomografía cuesta paradójicamente un ojo de la cara. Está fuera de foco. 
Pero, además, mirar la pobreza solo desde el lado monetario es como tratar de diagnosticar a un paciente solo con un síntoma y sin ver el conjunto de su estado físico. La medida de pobreza monetaria no tiene en cuenta si el hogar tiene agua y desagüe, si sus miembros están sanos o hay alguna persona con discapacidad, si son analfabetos, si su salud mental está deteriorada, si tiene un mínimo de seguridad. 
La medida de pobreza extrema es aún más absurda: una persona deja de ser pobre extrema si, dedicando todos sus ingresos exclusivamente a comprar comida, puede lograr una canasta básica de alimentos. ¡Pero no considera ni el combustible para cocinar, ni el agua, ni mucho menos lo que cuesta la ropa, la vivienda, el transporte! 
¿De qué se vanagloria entonces Alan García y qué le discute Luis Miguel Castilla? ¿Cuánta más gente hoy gana 300 soles mensuales? ¿Logrando esos 300 soles es suficiente para considerar que una persona ya tiene una vida digna? Las medidas de pobreza monetaria son poco informativas y en vez de permitirnos entender mejor lo que está pasando, nos pueden llevar por senderos equivocados. 
Por eso el mundo hoy se inclina por medidas multidimensionales de la pobreza que vean más integralmente las libertades y capacidades humanas. Finalmente, hay dos perspectivas adicionales necesarias para analizar la evolución de la pobreza monetaria en el tiempo. 
La primera es si los avances registrados son sostenibles o si se han logrado gracias a que muchas familias han obtenido créditos que deben pagar y la economía en su conjunto ha pasado por años de muy buenos precios internacionales que pueden no mantenerse en el futuro. 
La segunda es que cuando se discute qué gobierno logró reducir más la pobreza, podemos estar comparando un 05 con un 08. Claro que el 08 es mayor que el 05. Pero ninguno de mis alumnos estaría muy satisfecho por eso. 
La pregunta de fondo es si en el Perú estamos satisfechos con cómo viven quienes están peor, si no podríamos establecer condiciones de mayor justicia hacia ellos y si nuestros gobiernos han hecho lo mejor posible a este respecto. Creo que todos sabemos la respuesta.

0 comentarios: