lunes, 2 de junio de 2014

Una gran coalición para Susana

Por: César Lévano
Susana Villarán aún no decide si postulará a la reelección para la Alcaldía de Lima; pero una gran coalición de centro e izquierda ha decidido ayudarla a salir de dudas y le ha pedido que dé el sí. Es una buena seña no solo para el gobierno de Lima Metropolitana, sino también para la política nacional, en el sentido de que la idea no es una combinación de ambiciones e intereses que saquearon las arcas municipales. 
Los partidos y organizaciones coligados en pro de la señora Villarán se basan en una plataforma vecinal y urbana que no flamea promesas, sino cambios en marcha: reforma del transporte, desarraigo de esa trampa mortal que era el Mercado Mayorista. Aspecto digno de rescatar es el acento social en la gestión de la alcaldesa. Ella consiste en obras físicas como hospitales de la Solidaridad con servicios de bajo costos, la construcción de muros de contención, pasajes-escaleras y losas deportivas, y en la promoción de la cultura selecta y popular, y en la formación técnica y administrativa en los barrios marginales, sobre todo en las capas más pobres. 
La alcaldesa había sugerido que aceptaría candidatear de nuevo si la respaldaba una fuerza no solo de izquierda, sino también de centro. El arcoíris de la coalición que la propugna responde a ese criterio. Están ahí Tierra y Libertad, Ciudadanos por el Cambio, el Partido Comunista Peruano, el Movimiento de Afirmación Social (MAS), cuyo núcleo es Patria Roja. Un sector del Partido Nacionalista se alinea en este frente. Somos Lima, el partido fundado por Anita Botteri, viuda del exalcalde de Lima Alberto Andrade, se ha adherido al movimiento, a través de los exalcaldes Mauricio Rabanal y Arnulfo Medina. A la liga naciente se han sumado organizaciones sindicales como la CGTP, la Federación de Construcción Civil, la Central Única de Trabajadores de la Educación del Perú (SUTEP) y un sector de transportistas. 
Hace poco, un columnista de la extrema derecha criolla se extrañó de que San Isidro, distrito de familias tradicionales y adineradas (San Isidro, no Miraflores) votara masivamente por Susana Villarán. Se caería de su asiento si se enterara de que San Isidro es igualmente el sector donde más se vende LA PRIMERA. 
Sin duda porque sus habitantes gustan de la amplitud informativa, las buenas maneras y la tolerancia. La Alcaldía de Lima no es un plato fuerte de la política. Suele ser un fermento inesperado. Célebre es el caso del alcalde de Lima Guillermo Billinghurst. 
En 1912, el poeta José Gálvez lo entrevistó para el diario La Crónica, y le preguntó, a boca de jarro, si aceptaría ser candidato a la Presidencia. Don Guillermo respondió que si lo pedía el pueblo daría el sí. Esa misma tarde, el periódico colocó en su pizarra del jirón Azángaro: BILLINGHURST ACEPTA SER CANDIDATO. La noticia cambió la historia del Perú.

0 comentarios: