lunes, 18 de agosto de 2014

Vencer al crimen: reto de las nuevas autoridades de La Libertad

¿Cuál es el principal reto que deberán afrontar las nuevas autoridades regionales de La Libertad tras las elecciones del 5 de octubre? Una reciente encuesta del Patronato Trujillo Ahora confirma que la delincuencia continúa siendo la limitación que los liberteños tienen para agilizar aun más su economía y volver a ser la región pacífica que sus antepasados legaron.
Ante la pregunta ¿Considera que su municipalidad está realizando acciones para que su distrito sea más seguro?, el 51,9% de encuestados respondió no, mientras que solo el 30,6% dijo que sí; el resto, 17,5%, prefirió no responder. El sondeo fue aplicado a 1.400 personas en la provincia de Trujillo y revelado a este Diario.
“Desde el 2009, la delincuencia es un problema que está por encima de cualquier otro en La Libertad. Se discute solo cómo castigar el delito, pero no hay un estudio que revele cuáles son los orígenes del crimen organizado. Necesitamos políticas de prevención orientadas a niños y adolescentes, pues ahora algunos de estos matan sin remordimientos”, comentó Marcela García Guerrero, presidenta del Patronato Trujillo Ahora.
MÁS POR HACER
Educación es otro sector que deberán atender de manera inmediata los futuros gobernantes.
Aunque el gerente regional de Educación, Willard Loyola Quiroz, ha garantizado 300 nuevas plazas y mejorar la cobertura escolar el próximo año, el secretario del Sindicato Unitario de Trabajadores en la Educación del Perú (Sutep) en La Libertad, Nilton Escobar Espinoza, ha dejado abierta la posibilidad de que los maestros acaten este mes un paro para exigir al Gobierno Central la atención de sus demandas. “Solo en la UGEL de Sánchez Carrión nos faltan 400 maestros”, dijo.
Sin carreteras, el derecho a recibir educación gratuita es más complicado también. La Libertad es una de las regiones con menos vías pavimentadas del país, pese a que en las dos gestiones de José Murgia Zannier, candidato a la re-reelección, se han asfaltado unos 200 kilómetros. Por esta situación, por ejemplo, el viaje de Trujillo a la provincia de Bolívar dura más de 35 horas.
“A veces la gestión de un presidente [regional] no es suficiente para concretar el sueño de una carretera”, manifestó el gerente regional de Infraestructura, Álvaro Bazán Cabellos.
La otra urgencia es el sector salud. El Hospital Regional Docente de Trujillo, por ejemplo, no cuenta con equipos para cirugía vascular. En otras palabras, un paciente con aneurisma se moriría en este establecimiento de salud de nivel III-1.
La erosión costera es otro problema que perjudica a los habitantes del litoral trujillano. El mar ha deteriorado 12 kilómetros de playas y se han perdido 90 millones de m3 de arena. Huanchaco, Las Delicias y Buenos Aires son los balnearios más afectados. Por ahora.
Fuente: El Comercio

0 comentarios: