jueves, 25 de septiembre de 2014

Trujillo y su emblemático Festival Internacional de la Primavera

Es setiembre y los trujillanos tiran la casa por la ventana, pues este mes todo Trujillo festeja la alegría que trae la época primaveral, en su ya famosísimo Festival Internacional de la Primavera. 
Quizá no lo sepan, pero esta fiesta es organizada desde siempre por el Club de Leones de Trujillo. Y como todo tiene su inicio, retrocedamos hacia finales del cuarenta. El club se había fundado en 1947 y solo tres años después, por iniciativa del señor Alberto Novoa, se daría inicio, no como un festival, sino como un animado corso y elección de una reina de belleza, a la celebración de la llegada de la florida estación. 
Desde aquel lejano 1950, mucha agua ha corrido bajo el puente y ahora la festividad, con su famoso corso, es parte de la vida de Trujillo, desatando el jolgorio de la población y de los miles de turistas que toman las calles trujillanas en estos alegres días. 
Segundo día en Trujillo y el sol se levantó temprano.Me pasan el dato que debo ir a Chan Chan, una de las más grandes ciudades antiguas de barro. ¿A Chan Chan? Así es, es que las reinas internacionales y las bastoneras están de visita en la otrora capital del reino chimú. 
“Es impresionante que una ciudad de barro haya resistido todo este tiempo...”. Me comenta admirada una de las bellas visitantes. Más allá, una rubia bastonera no sale de su asombro al ver los frisos de las paredes, su cara lo dice todo. 
Este sábado, que será la víspera del gran corso, tengo planeado ir al fundo Palo Marino, en plena vía de evitamiento, para disfrutar el grácil andar de los caballos de paso peruanos. Y es que el Concurso Regional de Caballo Peruano de Paso, unido al festejo floral desde sus inicios, es una de las actividades de gran tradición durante este mes, pero deberé calcular bien el tiempo para disfrutar también el paseo de los otros famosos caballos de Trujillo, esos que navegan específicamente balneario de Huanchaco. Habrá una peculiar competencia de regatas de caballitos de totora.
Espero que el domingo, día principal en esta festividad, sea tan radiante como los previos. La algarabía vendrá esta vez a bordo de un extenso, variado y siempre sorprendente corso, el broche de oro perfecto para el festival.
El estadio Mansiche, punto de inicio del recorrido, siempre bulle de gente y de carros alegóricos, cientos de ellos adornados de las más disímiles formas y colores. La avenida España, que circunda el Centro Histórico de la ciudad, es prácticamente tomada en sus más de tres kilómetros por miles de personas que sucumben al paso de las comparsas y los carruajes, engalanados por las coquetas sonrisas de las reinas. 
En días de festival, las horas parecen transcurrir más rápido, pero nunca tanto como para no disfrutar de los innumerables carruajes que visten de colores la ciudad, cada cual con una apuesta más deslumbrante que la otra. Creatividad que exalta la belleza y cultura de esta bella ciudad. 
El fin de fiesta será a todo dar, como siempre. Si todavía está dudando en darse un salto por esta tierra maravillosa, lo enunciado aquí es apenas un pequeño porcentaje de todas las actividades y celebraciones que se gestan alrededor del Festival Internacional de la Primavera, que convierte a la ciudad en una fiesta generalizada. No pierda más tiempo en cavilaciones y alista maleta ya mismo, que el sol calienta como nunca en Trujillo. 
FUENTE: ANDINA

0 comentarios: