martes, 28 de enero de 2014

La Haya y los neutrales

Durante la guerra del 79, el alcalde de un distrito rehusó ofrecer al prefecto de Cajamarca un contingente de jóvenes aduciendo que "nosotros, los de San Pablo, somos neutrales". Fue solamente una salida de esa autoridad con la que los sampablinos no coincidían. 
Prueba de ello es que derrotaron al invasor en una de las más heroicas batallas de la guerra. Sin embargo, el apelativo de neutrales ha continuado aplicándose-a manera de burla-contra quienes escapan por cobardía o interés de sus deberes con la patria. 
La verdad es que, tanto en esa época como ahora, los neutrales existen. Su modus operandi suele ser diferente. No se proclaman neutrales, pero lo son en realidad. Aprovechan el clima de confrontación que ellos mismos provocan para lograr utilidades económicas o políticas. A veces resulta difícil distinguirlos porque son los más chauvinistas, los más alarmistas, en suma, los tremendistas, los que piden que embanderemos nuestras casas antes de que el invasor llegue con sus tanques hasta las puertas de Lima. Pertenecen a ese club los dueños de los periódicos que durante estos últimos años nos han estado incitando a comprar armas y a movilizar nuestras tropas. Ellos no mandarían a sus hijos a ser despedazados por una granada, pero sus primeras planas dicen que hay que ponerse el uniforme ...porque el pánico vende. 
Forman parte del contingente de neutrales los líderes políticos que han hecho de la nuestra una República manchada por corrupción y sangre. Cualquiera de ellos, en las condiciones de un juicio honesto, estaría a un paso de la cárcel pero en el clima del pánico, se toman serias fotografías y están seguros de que sus crímenes serán olvidados en aras de "los altos intereses de la patria". 
En el mismo grupo de neutrales se encuentran los que proclaman su nacionalismo a grito pelado, pero están prontos a vender propiedades estratégicas de la nación como el petróleo. El pánico moral es una condición generalmente creada por autores interesados en conducir al pueblo hacia una mentalidad del desastre. 
Tanto en los gobiernos dictatoriales como en aquellos que van sin rumbo fijo, esa mentalidad del desastre se expresa en el endurecimiento de los aparatos de control social del estado y en un clima de sospecha en el que todos debemos probar que no somos terroristas ni antipatriotas. 
Un clima como ese pone la vida del país en suspenso. Durante todo el tiempo en que dura, existe la posibilidad de vivir sin Constitución. Tal es el caso actual en que el acta del dictador terrorista perdura sin fin, y sigue sustituyendo a la primera ley del Estado.
Durante la dictadura de Fujimori, la sensación continua de que la guerra con Ecuador estaba próxima permitió las compras secretas de armas con millonarios sobreprecios. ¿Eran realmente patriotas o, más bien, neutrales los generales compradores?
En nuestro tiempo, el pánico colectivo estimula a la administración peruana a condenar el conflicto social y criminalizar la protesta. Es coincidente con esto, la reciente dación de una ley que exonera de culpa a policías y militares antes incluso de que den el disparo, y que sacará de la reclusión a quienes ya lo hicieron.
Dado el fallo de la Corte de La Haya, no habrá justificación para mantener en suspenso la vida de la República. El respeto por los tribunales internacionales es un triunfo de la civilización y una prueba de que la racionalidad y la paz son siempre posibles.
Esa sentencia mostrará al mundo que las guerras no son inevitables y las naciones pueden superar tristes recuerdos así como señalar y barrer a quienes se aprovechan de ellos.
Como lo dijimos anteriormente, se le quitará material a los chauvinistas, soporte a las dictaduras, dólares a los corruptos y pretextos a los farsantes, todos ellos de verdad, neutrales.
Con este fallo, se quedarán sin fotos los periódicos sensacionalistas y tal vez substituirán la abultada anatomía de algunos políticos por los cuerpos cimbreantes de vedettes más atractivas. Las barrigas son generalmente neutrales.

sábado, 25 de enero de 2014

Mar de fondo en el fallo

Por: César Lévano 
Fue claro el presidente Ollanta Humala, respecto a la resolución de la Corte Internacional de La Haya en el diferendo marítimo con Chile. “No es solamente acatar el fallo, es cumplirlo”, expresó. “Y las sentencias se cumplen. Porque también ahí está el compromiso y el honor de los países”. 
La declaración, formulada en Palacio ante el cuerpo diplomático, era un mensaje a la comunidad internacional y una respuesta indirecta a declaraciones del presidente Sebastián Piñera y de otras autoridades chilenas que afirman que el fallo se cumplirá pero de forma gradual y, además, preservando los intereses de Chile. 
Alfredo Moreno, canciller de Chile, ha insinuado un conflicto terrestre que se plantearía a la luz del fallo. Lo cierto es que en Chile parecen convencidos de que la Corte va a favorecer al Perú, por el peso de las razones jurídicas e históricas. 
Por eso mismo, Chile puede acudir a maniobras dilatorias o abiertas provocaciones. Los alegatos de la defensa del Perú se han distinguido por la precisión jurídica y el apego a la verdad histórica y el derecho internacional. Así, por ejemplo, frente a la pretensión chilena de que declaraciones y acuerdos pesqueros de 1952 y 1954 eran tratados de límites, nuestros representantes argumentaron: “La Declaración de 1952 no es un acuerdo de delimitación y la práctica ulterior que invoca Chile no puede, por yo no sé qué tipo de alquimia misteriosa, haberla transformado en lo que no es”. “La Declaración de 1952 reconoce a cada uno de los Estados signatarios, una soberanía y una jurisdicción exclusiva sobre el mar que baña las costas de su país y hasta 200 millas marinas al menos, a partir de las costas referidas hasta 200 millas marinas, al menos. Y es justamente este mínimo que pretende arrebatarle Chile al Perú”. Durante 40 años, Chile no publicó ni un mapa ni una carta náutica en los que se pretendiera representar una frontera marítima con el Perú. 
A lo largo de años, los políticos chilenos bautizaron como “mar presencial” –un neologismo que no aparece en el derecho internacional–, el área que buscan arrebatar al Perú. 
En fuentes de la cancillería peruana indican que en La Haya los chilenos no han empleado esa denominación tan deleznable. En el mismo impulso semántico de rehuir la verdad, la delegación chilena ha persistido en llamar “alta mar” la zona en que los derechos soberanos del Perú son indiscutibles. 
Los defensores del Perú han precisado en La Haya que lo que se quiere amputar al Perú son, más o menos, 37,000 kilómetros cuadrados, el equivalente de la superficie de Irlanda.

jueves, 23 de enero de 2014

Papa: internet es 'un don de Dios' pero advierte sus peligros

El papa Francisco alabó el uso de las nuevas tecnologías como las redes sociales o Internet para comunicar, también para la Iglesia, aunque advirtió de algunos peligros que conllevan como la "exclusión" y "la manipulación". 
"No tengan miedo de hacerse ciudadanos del mundo digital", instó el papa Francisco a la Iglesia y agregó incluso que Internet "es un don de Dios", en su mensaje para la Jornada de las Comunicaciones Sociales, presentado hoy por el Vaticano. 
El mensaje de este año lleva el título de "Comunicación al Servicio de una Auténtica Cultura del Encuentro" y significa una bendición de Francisco a las nuevas tecnologías de la comunicación. 
Francisco comenzó su mensaje recordando que a pesar de que este mundo se está haciendo cada vez más "pequeño" gracias a los transportes y a las nuevas tecnologías de la comunicación, "en la humanidad aún quedan divisiones, a veces muy marcadas" como "la escandalosa distancia entre el lujo de los más ricos y la miseria de los más pobres". 
Pero el papa argentino también destacó que existen "aspectos problemáticos" de esta era de las nuevas comunicaciones como "la velocidad con la que se suceden las informaciones, que supera nuestra capacidad de reflexión y de juicio, y no permite una expresión mesurada y correcta de uno mismo". 
Otro de los aspectos negativos -agregó- es que estas nuevas tecnologías digitales "pueden terminar por aislarnos de nuestro prójimo, de las personas que tenemos al lado". No obstante, el papa dio algunos consejos para que la comunicación sirva como encuentro y no para excluir.

martes, 21 de enero de 2014

La Haya, aceptarla y aplaudirla

Por: Eduardo González Viaña 
Aunque el fallo del Tribunal de la Haya no fuera el deseado por una u otra parte, ambos gobiernos deberían aceptarlo desde hoy y ejecutarlo apenas sea posible. Hay una buena razón para eso: ambas partes escogieron y aceptaron la jurisdicción de ese foro desde el momento mismo de presentada la memoria y que contestada ésta por la réplica. Esta ya no es la hora de patear el tablero. Hay algo más. 
La existencia de tribunales internacionales y la plena aceptación de sus sentencias es una prueba de que la racionalidad y la paz son posibles entre las naciones civilizadas. Cuando esto no ocurre, el resentimiento y los recuerdos desdichados se apoderan de la cultura popular o son excitados partes interesadas y suelen conducir a la desconfianza recíproca o a la creencia en la solución violenta 
Quizás hay algo peor que las guerras, y son las guerras frías. Ocasionan la locura mediática y, a veces también, la toma del poder por parte de chauvinistas interesados. Las dictaduras se hacen dueñas de la situación para desviar la atención de sus métodos brutales o de su insaciable rapiña. 
Por su parte, los gobiernos huérfanos de apoyo popular suelen también usarlas para crecer en las encuestas. El supuesto "interés nacional" acalla cualquier disentimiento contra la política oficial. Aquellos que expresan su duda en la conducción del estado, su protesta contra el crimen o la corrupción o solamente su propuesta de una política diferente pueden ser calificados de enemigos de la patria. 
Los políticos de todos los sectores tienen que estar continuamente pasando un test de pretendido amor por la peruanidad. Tanto la oposición como la propia democracia que eran puestas en suspenso indefinido. Ocurre a cada rato. El más próximo recuerdo lo tenemos en los días fujimorianos. 
En condiciones de flagrante autocracia, las fuerzas cívicas del país se unieron en torno del doctor Javier Pérez de Cuéllar para acabar con la dictadura a través de las elecciones. Uno de los peruanos más respetados de la escena internacional del siglo XX se enfrentaba en los comicios a un jardinero semianalfabeto... 
Sin embargo, ese jardinero no era un "caído del palto". Sus asesores y su prensa advirtieron de inmediato la posibilidad de una posible guerra provocada por el Ecuador. Al mismo tiempo, se habló de la necesidad de hacer propaganda de la posición peruana en todo el mundo. Diversos políticos opositores aceptaron el encargo... y el pasaje... Entre ellos viajó al exterior el propio doctor Pérez de Cuéllar. Sin él en el país, la oposición electoral fracasó. 
En una reciente visita a mi país, el taxista me sugirió comprar barcos. Me pareció extraño porque no estábamos en época de comprar juguetes. Sin embargo, el buen hombre se refería a barcos de verdad porque había leído que los chilenos estaban próximos a invadir nuestras fronteras. 
Según él, no había conflictos sociales en el país. La protesta de los cajamarquinos por la posible contaminación de sus aguas era, de acuerdo con nuestro taxista, pagada por los chilenos. Sus "libros de texto" eran unos cuantos tabloides, de aquellos que pueden comprarse cualquier día pues lo que los diferencia no son las noticias sino los traseros que publican en primera página. 
La sentencia del tribunal de La Haya y su consecuente aceptación por las partes será una prueba de que las guerras no son inevitables. Con ella, se le quitará material a los chauvinistas, soporte a las dictaduras, dólares a los corruptos y recursos a los trasnochados enemigos de la integración regional. En las guerras, mandamos a nuestros hijos a convertirse en carroña. En la guerra fría, las aves de carroña toman el poder... y hacen las compras. Por eso, la sentencia, sea cual fuere, debe ser bien recibida por todos.

lunes, 20 de enero de 2014

Las playas de Trujillo

Por: Alfredo Estrada Zavaleta.
Huanchaco, Salaverry y Buenos Aires, centros de recreación veraniega más próximos a Trujillo, en sus tradiciones reúnen innumerables páginas del recuerdo, las festividades religiosas y profanas y mediante la industria de la construcción y el turismo, incrementan su población con nuevos escenarios de interés para el turista, aunque tan lejanos de aquella caleta de pescadores y atmosfera paradisiaca y de los otrora pueblos de exquisitos manjares del puerto y el casino. 
El Huanchaco de las totoras, el Pozo cerca al Rio Seco, el Viejo Muelle y la Iglesia; extendido en sus fronteras allá por las décadas del sesenta y setenta, por las viviendas construidas en la Urbanización Virgen del Socorro y la carretera nueva, alternativa de llegada frente a la antigua del aeropuerto y paralela a la playa. 
Punto de reunión de las familias en los meses de enero a marzo, por los sectores de La Poza y el Boquerón; buscando la diversión en los juegos de paleta, la caza de muy muy y algas preparadas luego en tortilla y el abrigo de la brisa en arena limpia después de un agradable baño en las templadas aguas de la zona elegida. Por la tarde, ocasión de las interminables tertulias a luz de lámpara y vela, aspirando el delicioso aroma de una fresca noche. 
Con el paso de los años, El Poseidón y la Cancha Naranja, lograron en su momento un ciclo de bonanza y espacio de los principales eventos sociales y deportivos. 
La instalación de redes eléctricas y sanitarias en servicio regular y permanente, favoreció la existencia de residentes en el año y con ello, mas negocios de hotelería, comida y educación; cuanto los beneficios en el asfaltado de las calles y el diseño turístico de sus áreas verdes y vías de circulación. 
Hoy Huanchaco, cuenta con otras urbanizaciones y es la sede de competencias de surf, como recinto del Carnaval; generando así, importantes ingresos económicos a sus pobladores y conservando la cultura mochica. 
Salaverry, constituye otro núcleo del tour veraniego, identificado por su Faro y los almacenes en el embarque de azúcar y productos de la región. De aguas limpias y viviendas hechas con madera, pintadas en colores diversos. 
Punto de llegada en la antigua carretera Moche-Las Delicias y luego de la Autopista a partir de la Panamericana. La reunión y el almuerzo ofrecido a los integrantes de la Asociación de Ex alumnos modernistas, por gentileza de la Familia Mendoza Calderón. 
Hoy de igual manera, un distrito que con el empeño de sus habitantes ha avanzado en su infraestructura y servicios; superando los problemas de arenamiento y exigiendo la modernización de sus instalaciones. Buenos Aires, el litoral a cuatro kilómetros de Trujillo y cuyos atractivos registra la historia, mediante: El Casino, el Malecón Colon, los restaurantes desaparecidos Morillas y Valeriano. Aunque la naturaleza ha limitado sus playas y las acciones de recuperación no han sido las más efectivas y convenientes; los moradores han impulsado múltiples campañas de acción turística, a partir de la remodelación de los parques y el mejoramiento de las redes sanitarias, constituyéndose en una zona de interés y tradición, como: La Iglesia de Huamán y la difusión de eventos de participación social.

viernes, 17 de enero de 2014

El futuro del negocio sin el líder

¿Eres un empresario que está próximo a jubilarse? De ser así, tienes que aprender a planear el futuro de tu negocio. Lo mejor es elaborar con anticipación el plan de sucesión. Sé bastante cuidadoso, sobre todo, si estas al mando de una empresa familiar. Las especialistas y autoras del libro ‘Cashing Out of Your Busines’, Kathleen Richardson-Mauro y Jane Johnson, ofrecen para Fortune tres consejos claves para preparar tu salida de la empresa.
Descifra cómo luce una vida feliz fuera de la empresa.
Quizá tu identidad y la de tu empresa se hayan vuelto una misma. Pero mirar hacia el futuro significa poner tu atención en otros intereses, ya sea pasar más tiempo con tu esposa e hijos o tomar tiempo para viajar. Dedicar un poco de tiempo a esto ahora te proporcionará dirección y te permitirá minimizar los arrepentimientos después. “Haz un balance de los activos que has acumulado fuera de la empresa, así como la cantidad de dinero que necesitarás extraer de la empresa para financiar el resto de su vida”, indicó la experta Jane Johnson. Luego haz un calendario para el retiro de ese dinero de la empresa, colócalo en una cuenta de jubilación.
Si se trata de una empresa familiar, sé muy cauteloso.
El 90% de las empresas que operan en el Perú son familiares. “Naturalmente, los propietarios a menudo quieren ‘mantenerlo todo en familia’, pero eso no siempre funciona”, advirtió Richardson-Mauro. Un error común: Tratar de ser “justo” distribuye la propiedad en partes iguales entre los hijos, aunque no todos hayan tomado un papel activo en el negocio. “Sé honesto acerca de lo que realmente es mejor para la empresa y sus empleados”, recomendó Johnson. Considera la posibilidad de preparar a un hombre de confianza para asumir el control cuando te retires. También es posible que el futuro de tu negocio dependa de alguien a quien todavía no has conocido.
Comienza a hacer un plan de sucesión ahora.
Muchos empresarios posponen las cosas hasta que reciben una oferta de compra no solicitada, o su mundo es sacudido por una enfermedad o lesión, antes de que empiecen a pensar en lo que viene. El problema es que la toma de decisiones bajo presión rara vez funciona tan bien como tomar su tiempo y pensar las cosas con anticipación y calma. (Gestión.pe)

martes, 14 de enero de 2014

El 48% de jóvenes egresados ve frustrada sus expectativas laborales

La ministra de Trabajo, Nancy Laos, sostuvo que el 48% de los jóvenes egresados de universidades o institutos “ven frustradas sus expectativas” laborales, porque las carreras u oficios que estudiaron no son demandadas por las empresas. 
El ministerio denomina a este problema como “inadecuación ocupacional”, la cual se expresa en dos niveles, referido a calidad y a la cantidad. 
En otras palabras, hay un déficit de profesionales -como médicos e ingenieros- para cubrir un servicio; así como hay un exceso de profesionales que no encuentran trabajo, como los abogados. 
En ese sentido, la segunda Encuesta de Demanda Ocupacional del Ministerio de Trabajo busca que los jóvenes de los últimos años de secundaria “tomen mejores decisiones”. 
Solo este año en cinco sectores habrá una demanda de casi 78 mil puestos de trabajo como construcción, comercio, turismo, transportes y comunicaciones, y minería e hidrocarburos.
“El objetivo de esta encuesta busca cómo orientar a estudiantes de los últimos años de la secundaria a tomar las medidas más acertadas y haya una mayor inserción laboral”, dijo la ministra Laos en declaraciones a Canal N.