domingo, 21 de agosto de 2016

CURIOSEANDO EN ALGUNOS RECUERDOS DEL GRAN EDUARDO GONZALES VIAÑA


Eduardo González Viaña nació en Chepén, en La Libertad del Perú. En el puerto de Pacasmayo, transcurrieron su infancia y su adolescencia; del que el novelista se expresa:

“El paraíso está ubicado en el camino que va de la playa hacia el extremo sur de la bahía de Pacasmayo, exactamente a dos kilómetros y medio, cerca del faro y del barco hundido de Sir Francis Drake. Por allí caminaba yo al lado de mi padre…”

Es aquí donde se manifiesta, a través de su obra, la afectuosa nostalgia por el norte peruano.
Desde los 10  años se convirtió en un lector empedernido, pues en la biblioteca de su pueblo fue cautivado por La Divina Comedia, que aunque a inicios la bibliotecaria le prohibiera leerla, más delante la leyó junto a su abuelo.

Desde entonces leyó obras de Dante Alighieri y se leyó en varias oportunidades la Divina Comedia completa, esta historia que lo impulsó a escribir la suya, la que tiempo más tarde tituló como La Batalla Di Dante, que narra la odisea de Dante, en un doloroso viaje lleno de nostalgia que provoca recuerdos súbitos de su vida provinciana en México y de los días luminosos con su difunta esposa en Estados Unidos, donde se encuentra con una serie de personajes excéntricos que hacen de su agridulce hazaña una impresionante fábula con impedimentos para la inmigración.

Escritor, catedrático y periodista peruano, autor de novelas, cuentos y artículos periodísticos, es también un activista que defiende el derecho de los inmigrantes hispanos a vivir en EE.UU. y a conservar la magia de hablar español.

En la Universidad Nacional de Trujillo, conoció al catedrático, político y filósofo Antenor Orrego, también profesor de Cesa Vallejo, con el que formó parte del grupo Trilce; fue allí que conoció de primera mano los pasajes, historia y obra de Cesar Vallejo. Orrego, en una de las reuniones trilcistas, le pronosticó a Gonzales Viaña escribir una obra de Vallejo y los suyos.

“Vallejo en los infiernos”, una novela biográfica sobre el injusto encarcelamiento del poeta, sus amores de juventud, los desencantos, la bohemia trujillana y su viaje a Europa, que por cierto fue gracias a la ayuda de Antenor Orrego. Eduardo Gonzales Viaña

Entre los escritos que le causaron mayor satisfacción, por no decir todos como él afirma, fueron “El Corrido de Dante”, con el que ganó el Premio Latino Internacional de Novela 2007 en Nueva York, considerada como la mejor novela escrita en los Estados Unidos durante ese año, fue Nominado al Premio Literario IMPAC Dublín 2009 y el Premio Memoria Cultural 2007, Miami, Estados Unidos; y “Vallejo en los Infiernos”, con el que ganó el Premio Pastega de Excelencia en Investigación Académica en el 2006 y hasta motivó al Poder Judicial a realizar un acto de desagravio público al poeta.
Hace unos días presentó su obra “El Trujillo de Vallejo”, no es la última, porque aún hay muchas por escribir. Esta narra todas las aventuras de vallejo por las calles de Trujillo. El autor, indica que el texto inicia con una reseña histórica de Trujillo, desde la época colonial hasta la aparición de Vallejo, una selección de las obras de los amigos y no tan amigos de César Vallejo y una colección de los artículos periodísticos del poeta durante su estadía en Europa y que se publicaron después en el Perú. La obra finaliza con una colección fotográfica de la época.

Puedo recordar a María, que vivía frente a la iglesia Santa Clara. Él decía que, en las noches, le gustaba ver las estrellas; mientras caminaba por las calles que lo llevaban a la casa de la señorita, pero en realidad era porque le gustaba conversar con ella.

Actualmente se encuentra en Trujillo y tiene planeado, empezar a escribir su próxima obra.

Mery Mercado
Trujillo Di?

19 de agosto del 2016

0 comentarios: